Fuente: BAE Negocios 


El Ministerio de Economía busca ponerle un freno a la inercia inflacionaria, el mayor problema que identifican actualmente. El primer paso será una mayor influencia en la política de precios que buscan con el traspaso a su órbita de la Secretaría de Comercio Interior. No obstante, desde el Gobierno señalan que "eso no funciona si no tenés reservas en el Banco Central y credibilidad en el programa económico".

Para el director de Analytica, Claudio Caprarulo, el traspaso de Comercio Interior “es un cambio marginal porque la política sigue siendo la misma”. “Si querés cambiar las expectativas, primero tenés que mostrar cómo vas a cumplir con el programa económico en un contexto muy difícil para Argentina. Hoy esa pregunta no tiene respuestas”, advirtió en diálogo con BAE Negocios.

“Vemos que dentro del Gobierno hay mucha incertidumbre, con temas como las retenciones o que se presentan proyectos de ley que incrementa el gasto cuando tenés una meta de reducción del déficit. Hay que bajar el gasto y acumular reservas pero todavía no tuviste el pico de demanda energética del invierno”, dijo Caprarulo que estimó una inflación del 70% para todo 2022. 

Por su parte, el director del Cepa, Hernán Letcher, consideró ante BAE Negocios que “dentro del paquete de expectativas se ponen demasiadas cosas”. “Hay un escenario problemático y tenés que plantear acciones firmes, ver los márgenes de rentabilidad que tienen algunas empresas en este contexto. No me parece justo que los trabajadores tengan que ser el ancla de las expectativas”, añadió,

El economista coincidió en la necesidad de acumular dólares para estabilizar la economía, pero sostuvo que “hoy no los tenemos y no los vamos a tener en el corto plazo”. “Debemos discutir cómo acordamos precios, hay un impacto en la guerra pero hay sectores que aumentaron de manera significativa y sin justificación por el lado de los costos: carne, prendas de vestir, gastronomía y hotelería”, detalló Letcher.

El director de Eco Go Sebastián Menescaldi estimó en diálogo con este medio una inflación cercana al 70% para este año, “en vistas de la inercia y la falta de anclas que derivan del acuerdo con el FMI”. El economista recordó que ya se puso en marcha la suba de tarifas, mientras que el dólar deberá correr como la inflación.

“Está claro que acumular reservas puede ayudar, pero con el ritmo de las importaciones será difícil y si se restringen aún más corre riesgo la recuperación. Para cumplir con el acuerdo tenés que tomar decisiones políticamente incorrectas”, resaltó Menescaldi.