La estela de la pandemia deja en el mundo laboral una serie de debates como el de la reconfiguración de la semana de trabajo, que hoy se discute en distintos países. 

Casi las tres cuartas partes (72%) de los empleados quieren que las empresas se replanteen la duración de la semana laboral y el número de horas que se deben trabajar y más de la mitad (57%) cree que su trabajo se podría hacer en menos de 40 horas. Estos hallazgos vienen respaldados por el abrumador número de empleados (75%) que piensa que es importante mantener la flexibilidad como parte de la vuelta a la normalidad. Los datos surgen del Resetting Normal 2021, un estudio global realizado por el Grupo Adecco que se centra en las perspectivas a partir de 2021. Participaron 14.800 encuestados de 25 países, entre ellos, empleados de oficinas de Argentina.

La investigación indica que existen peticiones de trabajadores y líderes para que la valoración del trabajo se base en los resultados y no en las horas trabajadas. Sin embargo, las empresas y los líderes aún tienen que adaptarse a la demanda de métodos de valoración por resultados en lugar del modelo basado en horas. Solo el 36% cree que su supervisor basa su rendimiento en resultados por encima de las horas trabajadas.

El número de horas trabajadas ha aumentado un 14% desde 2020, con el 63% de los trabajadores que afirma que trabaja más de 40 horas a la semana. Sin embargo, 6 de cada 10 empleados afirman que podrían realizar sus tareas diarias en menos de 40 horas. Esta desconexión entre las horas trabajadas y las horas que se consideran necesarias es clara en todas las zonas geográficas; los países que más desconexión han sufrido son Japón, China y España.

Esto explica el motivo por el cual la mayoría de los encuestados (72%) desea que las empresas revisen la extensión de la semana laboral y el 73% afirma que los contratos deberían centrarse en las necesidades del rol en lugar del número de horas trabajadas. 

Mientras que el 73% de los trabajadores indican que las empresas deberían medir el rendimiento según sus resultados en lugar del número de horas trabajadas (el 81% de los líderes está conforme con esto), más de la mitad (52%) también afirma que sus supervisores inmediatos no cumplen sus expectativas para evaluarles según los resultados en lugar de las horas trabajadas. Para los no supervisores, el número es muy inferior, ya que solo el 36% opina que su rendimiento se basa en resultados.

"A pesar de la aprobación universal del modelo de trabajo híbrido y flexible para la mayoría de los trabajadores, es evidente que existe una experiencia polarizada en los diferentes aspectos del trabajo, que abarcan el bienestar, la carrera profesional, las relaciones y la interacción con la empresa. Escuchar a los empleados para identificar qué elementos del trabajo flexible han funcionado bien y dónde hay espacio para mejorar es el primer paso para establecer una nueva norma que funcione para todos. Las empresas deben reconocer que no existe una solución universal", afirmó Alexandra Manera, Directora de Recursos Humanos de Adecco Argentina y Uruguay.

Más de 8 de cada 10 personas encuestadas (82%) afirma que su productividad se ha mantenido o ha mejorado en los doce últimos meses. De forma más general, apenas casi la mitad de los empleados (49%) están felices con la nueva normalidad laboral, aunque los padres y madres parecen más felices con las nuevas condiciones que los trabajadores que no tienen a nadie a cargo. Los líderes se sienten más felices que los no líderes tras los cambios en la vida laboral de los 12 últimos meses.

Ver más productos

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Ver más productos