Netflix estrenó recientemente Monstruo: la historia de Jeffrey Dahmer, una serie basada en hechos reales protagonizada por Evan Peters, que interpreta a un famoso asesino serial. Ante el gran éxito de la serie, se revelaron imágenes reales y escalofriantes del caso.

Siguiendo el ejemplo de otras series como Stranger Things, Cobra Kai y The Bridgerton, Monstruo: la historia de Jeffrey Dahmer, se colocó rápidamente entre las producciones más vistas de Netflix, incluso generó un nuevo interés por los documentales de asesinos seriales.

Aún con la competencia de Disney+, HBO Max, Amazon Prime Video y Star+, Netflix continúa siendo la plataforma de streaming número 1 a nivel mundial. Ni los estrenos de House of The Dragon o Star Wars: Andor logran ser lo suficientemente populares para quitarle a Netflix su puesto de líder audiovisual.

Monstruo: la historia de Jeffrey Dahmer

La serie basada en hechos reales trata sobre uno de los asesinos seriales más famosos de la historia de Estados Unidos, conocido como "el Carnicero de Milwaukee".

Jeffrey Dahmer asesinó y desmembró a 17 personas entre 1978 y 1991. Muchos de sus homicidios involucraron necrofilia y canibalismo. Posterior a los asesinatos, también preservaba partes de los cuerpos.

Además, tenía la costumbre de documentar sus crímenes en fotos: este fue uno de los principales motivos por los cuales consiguieron atraparlo y declararlo culpable, luego de que Tracy Edwards consiguiera escapar cuando estaba a punto de ser asesinado.

Edwards pudo dar aviso a la policía, quien registró el apartamento de Dahmer en Milwaukee, Wisconsin, la noche del 22 de julio de 1991. Allí, encontraron fotografías polaroid con retratos de sus víctimas, antes y luego de ser víctimas de "el Carnicero de Milwaukee".

Netflix: más noticias

Polaroids reales de Jeffrey Dahmer

Jeffrey Dahmer documentó todos sus crímenes a través de fotografías, salvo los primeros que realizó. En total, hay una cantidad de más de 600 fotos polaroid en poder del FBI y, si bien, la mayoría quedaron archivadas, muchas otras fueron usadas en su momento como prueba en los juicios donde sentenciaron a 15 cadenas perpetuas consecutivas.

Las fotografías reales de los asesinatos de Jeffrey Dahmer mostraban a sus víctimas, en su mayoría hombres homosexuales y afroamericanos, posando desnudos ante la cámara. A su vez, había imágenes de los cuerpos de estas víctimas luego de ser asesinados y mutilados.

La policía también descubrió cabezas, cráneos que habían sido blanqueados y un tanque de ácido de más de 200 litros para desintegrar la carne.

Su heladera contenía partes del cuerpo pre empaquetadas para comer. Luego se demostró que pertenecían a 11 personas diferentes.

La pecera de Dahmer

Como justificativo para tapar el olor a podredumbre de los cuerpos de sus víctimas, Dahmer solía decir que el mal olor que provenía de su departamento era producto de la muerte de sus peces. En esta polaroid podemos ver la pecera real que también está presente en la serie.

La cocina de Jeffrey Dahmer

El detective Patrick Kennedy fue uno de los que allanó la casa de Dahmer aquella noche de su detención y a día de hoy sigue sin poder entender el miedo que vivió tras abrir la heladera del asesino.

Kennedy presentó el siguiente testimonio en el programa de radio Rover´s Morning Glory: “Cuando miré dentro del refrigerador, estaba limpio y vacío, excepto por una caja abierta de bicarbonato Arm & Hammer en la parte de atrás y en medio de la caja estaba una cabeza humana recién cortada, sin sangre”, contó. “Era un hombre negro, con los ojos y la boca abierta en una expresión casi de emoción o sorpresa, entonces, cuando la vi… puedo decir que yo había sido policía durante muchos años y había visto cosas horribles… pero puedo decirte que ver esto fue tan extraño que todo mi ser me dijo ‘tienes que largarte de aquí’”.

Herramientas homicidas de Jeffrey Dahmer.

Jeffrey Dahmer decapitaba y desmembraba a sus víctimas para conservarlas y luego comérselas. En esta fotografía se pueden observar algunas de las herramientas que utilizaba en este proceso.

La cama de Jeffrey Dahmer

La policía encontró un colchón empapado en sangre junto con las herramientas usadas en los asesinatos. Dahmer desmembraba a sus víctimas después de drogarlas. Como se ve en la serie, esta fue una de las señales principales de alerta que tuvo Tracy para percatarse que algo extraño ocurría con Dahmer y que debía escapar de allí cuanto antes.