Fuente: BAE Negocios

En los últimos días, se comenzaron a detectar contagios de la viruela del mono en más de 14 países, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) contabilizó más de 90 casos, y uno de ellos se encuentra en Argentina, Buenos Aires. 

Hace poco tiempo, las restricciones sanitarias implementadas mundialmente por la pandemia del coronavirus (covid-19) comenzaron a levantarse, y las personas comenzaron a temer por dos tipos de infecciones que se están propagando: la hepatitis aguda infantil y la viruela de mono. 

Viruela del mono: ¿una posible pandemia?

Según indicaron médicos de diversos países, con las dos enfermedades que se están propagando en estas últimas semanas, no hay que preocuparse, ya que no es otra pandemia de covid-19 y no se está cerca de volver vivir un confinamiento para contener la propagación, tanto de la viruela del mono como de la hepatitis. 

Sin embargo, este es un brote inusual y sin precedentes que tomó completamente por sorpresa a los científicos que se especializan en la enfermedad y siempre es una preocupación cuando un virus cambia su comportamiento.

El virus símico, ahora está fuera de su hogar habitual y se esfuerza por propagarse, por lo que necesita un contacto cercano prolongado para reproducirse. Por lo tanto, los brotes tienden a ser pequeños y a desaparecer por sí solos.

El médico Hugh Adler, que ha tratado a pacientes con viruela del mono, sostuvo: "No es un patrón que hayamos visto antes, es una sorpresa".

Por su parte, el profesional explicó que frente al comportamiento inusual tanto del virus del mono como de la hepatitis infantil, se manejan dos hipótesis: 

Existe una vacuna general para la viruela que protege en un 80%
  1. El virus mutó o fue una coincidencia, es decir, se topó con el lugar correcto en el momento indicado para propagarse con rapidez. El experto mencionó que la viruela de mono no evoluciona tan rápidamente como el covid-19. 
  2. No hay evidencia concreta para afirmar que la enfermedad haya cambiado para ponerse más agresiva o transmisible. 

Cabe aclarar que la viruela del mono se contrae por un virus de ADN, por lo que no muta tan rápido como la covid o la gripe.

Respecto a las defensas de las personas frente a la viruela del mono, las vacunaciones masivas contra la viruela en el pasado, fue una gran protección a los adultos mayores, ya que protege un 80% de la viruela símica. 

Contagio de la viruela del mono 

Sabemos que solo estamos viendo la punta del iceberg, ya que los casos que se detectan no encajan en una imagen clara de "esta persona se la pasó a esta otra".  En cambio, muchos de los casos parecen no estar relacionados, por lo que faltan enlaces en una cadena que parece extenderse por toda Europa y más allá.

Uno de los últimos estudios relacionados sobre la viruela símica, respecto a la propagación, explicó que quizás se podría tratar de un contagio en un evento, en el que un grupo de personas se contagió y luego lo hayan propagado por sus países. 

La explicación alternativa para que tantas personas no conectadas se infecten es si el virus realmente estuvo merodeando, desapercibido durante bastante tiempo e involucrando a muchas personas.

A diferencia del covid-19, este es un virus conocido, no uno nuevo, y ya tenemos vacunas y tratamientos. En la mayor parte de los casos se pasa como una enfermedad leve, aunque puede ser más peligroso en niños pequeños, mujeres embarazadas y personas con sistemas inmunológicos débiles.

Qué hacer para no contagiarse de la viruela símica

La agencia de salud británica, país en el que se detectaron contagios, decidió ponerse en contacto con clínicas de atención a personas LGBTI para alertar a estos grupos de potenciales riesgos asociados al contagio de la viruela del mono a través del contacto íntimo.

Susan Hopkins, asesora médica jefe de la Ukhsa, explicó que una de las medidas a tomar es velar por la aparición de lesiones en la piel.

De igual manera, el potencial contagio de una persona a otra no ocurre solo por contacto durante el sexo.