-¿Cómo surgió la idea de esta novela?

-Esta novela se gestó en dos partes. La primera, cuando asistí como alumna a un taller que coordina María del Carmen Valdez en el Puam (Programa de Adultos Mayores de la Universidad de Ciencias de la Salud y Trabajo Social de la Universidad Nacional de Mar del Plata), donde conocí la historia de Julieta Lanteri, una precursora en la lucha por nuestros derechos civiles y políticos. La segunda parte, y que tiene que ver con la cárcel del fin del mundo, nació en una viaje de vacaciones a Ushuaia. En torno a esos dos ejes, nació El susurro de las mujeres.

-¿Por qué elegiste ese momento histórico?

-Porque era una época de cambios, no sólo en lo social sino también en avances tecnológicos, en la fisonomía de esa Buenos Aires que miraba a Europa. Y fue en esos tiempos en que la lucha de las mujeres en la Argentina se vio reflejada en el Congreso Femenino Internacional y cuando la actividad de Julieta Lanteri y sus compañeras de lucha tuvo mayor despliegue.

-¿Te llevó mucha la investigación?

-Sí, toda novela con ambientación histórica lleva su tiempo, máxime teniendo en cuenta que sobre Julieta Lanteri no hay demasiada bibliografía.

-¿Por qué el titulo?

-Nació a partir de una frase de Rosa Montero que abre el libro. Me pareció muy sugerente, porque estas mujeres al principio susurraban, deliberaban puertas adentro, hasta que sus reclamos pudieron plasmarse en ponencias, en voces declamando, en expedientes administrativos y judiciales.

- ¿Cuáles eran las oportunidades para las mujeres en ese momento?

-Las oportunidades eran pocas y había que buscarlas. En el caso de Julieta Lanteri fue discriminada cuando era estudiante de medicina por el solo hecho de ser mujer. Luego tuvo que reclamar administrativa y judicialmente para poder acceder a una cátedra como docente (lo cual no consiguió), y posteriormente luchar para poder votar. Llegó hasta el Ministerio de Guerra con sus peticiones, porque sólo podían votar quienes estuvieran en el padrón militar. La mujer no tenía la libre administración de sus bienes, para todo dependía del padre o en su caso el marido, era equiparada a un menor de edad.

-En la novela es central el apoyo entre estas mujeres. ¿Las redes de contención entre mujeres es algo de todas las épocas?

-La historia nos dice que sí. Sus voces unidas tenían mucho más peso que el reclamo individual, y fue seguramente por ello que se reunían en asociaciones, en sociedades de beneficencia y gestaban congresos para unificar criterios, no sólo a nivel nacional, sino internacional.

-¿Esta novela en que nos puede ayudar a entender en el presente?

-En esta novela vemos que si bien hemos alcanzado la mayoría de los derechos, todavía seguimos discutiendo cuestiones que ya planteaban Julieta y sus compañeras en 1910, como por ejemplo el aborto, la prostitución y la educación sexual. En El susurro de las mujeres podemos ver la evolución de los reclamos, la reticencia por parte del poder establecido e incluso por algunas mujeres que preferían quedarse en el conservadurismo. Siempre el pasado nos pueden ayudar a entender el hoy.

-¿Cómo definirías a cada una de ellas?

-A Julieta la veo como una mujer valiente, de vanguardia, a la que no le importaba "el qué dirán", una luchadora incansable que dejó su vida por sus ideales. A Fiorella la construí como una chica entusiasta, pero a la vez temerosa, admiradora de Julieta y a quien le cuesta salirse de los moldes preestablecidos. Y a Gianna la hice impulsiva, con ganas de comerse el mundo y un cierto grado de inmadurez que la pone a prueba todo el tiempo. Me costó mucho dejarlas, tan es así que esta historia continuará con algunos de sus personajes.

.-¿Qué te gustaría que encuentren los lectores?

-Me gustaría que los lectores se entretengan con su lectura, a la par que aprenden sobre un pasado que no queda tan lejos y que podemos vivenciar también a la vuelta de la esquina. Todas nosotras sufrimos a diario, en mayor o menor medida, algún tipo de discriminación o diferencia en el trato por el solo hecho de ser mujeres. Me encantaría que se enamoran de sus personajes tanto como yo me enamoré al escribirlos.

-¿El lector varón se acerca a este tipo de novelas?

-Espero que sí. Tengo muchos lectores varones, ojalá se animen a leer esta historia y empaticen con sus personajes, en especial con las mujeres que les dan vida.